¿Nos marcamos un tango?

“No basta con tener la voz más melodiosa para entonar un Tango. No. Hay que sentirlo, además. Hay que vivir su espiritu”. Carlos Gardel


Con fuerza. Gritando al mundo el dolor de un alma desgarrada. Así suena siempre un tango. Arrabalero. Lunfardo. Porque un tango se canta, se baila y, sobre todo, se sufre. De amor, de desesperanza, de injusticia, tristeza o melancolía. Pero, siempre, al límite. No sólo en las letras. Sus pasos cortar la respiración. Una baile de pecado que no oculta el deseo de un imposible.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inicio, Mis recomendaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s